viernes, 2 de diciembre de 2016

LOS LIBROS SOBRE CABALLOS

Los libros comentados en esta entrada.

Los libros sobre caballos son un subgénero de la literatura infantil y juvenil que no ha tenido un desarrollo significativo en nuestro país, ni en obras originales ni en traducciones. Sin embargo, esto no ha impedido que algunas de las excelentes obras que han dado lugar el género –pocas, es cierto–, se encuentren al alcance del lector en español. A continuación, comentaré algunas de ellas. Simplemente adelantaros que hablaremos de uno de los buenos libros y de algunas chuches.

Probablemente el libro pionero en el género, y que paradójicamente no se ajusta del todo a lo que éste ha llegado a ser, es Belleza negra, publicado por Anne Sewell en Inglaterra en 1877. Se trata sin duda de una novela de categoría, de uno de los buenos libros de Senior.

Ilustración de "Black beauty"; el protagonista en sus primeros días. Cecil Aldin (1970-1935).


Magníficamente escrito, el relato destaca por su gran originalidad: primero, porque el protagonista es un caballo y el libro es narrado por él en primera persona, cosa muy poco habitual; y segundo, porque, adelantándose a su época, su temática principal es el maltrato animal. Sewell escribía en su diario un año antes de la publicación de la historia: “He estado encerrada en la casa echada en mi sofá; de vez en cuando, cuando puedo, escribo lo que creo será un pequeño libro, su objetivo especial es inducir amabilidad, simpatía y un trato comprensivo a los caballos”. Y sin duda consiguió su objetivo; tal fue el impacto de la novela que, tras su publicación, se dulcificó considerablemente el duro tratamiento que se dispensaba a los caballos en la Inglaterra victoriana.

El libro tiene pues un fuerte propósito moral y es por ello muy recomendable, aunque considero que no debe dejarse en manos de los niños antes de los 12 años.

Y pasemos a la primera de las chuches, un libro que desarrolla una temática típica en este tipo de relatos, la del caballo salvaje y su relación de amistad con un niño. Se trata de Misty de Marguerite Henry, escrito en 1947 (la autora escribió varios libros más con los mismos personajes, pero no están editados en castellano).

Ilustración de "Misty". Wesley Dennis.1903-1966.

El escenario donde se desarrolla la historia es la Isla Chincoteague (EEUU, Estado de Virginia), famosa por sus manadas de ponis salvajes y sus maravillosos paisajes. Los protagonistas de la historia son dos hermanos, Paul y Maureen, que viven en la isla con sus abuelos, y por supuesto, los ponis, uno de los cuales, Misty, da título al libro. No obstante ser un relato de ficción, está basado en personajes reales, y tanto Paul, Maureen, Clarence (abuelo) e Ida (abuela), como los potros, Misty, Phantom y Pied Piper, existieron. La historia gustó mucho a mis hijas, que la devoraron en muy poco tiempo. Los nueve años puede ser una buena edad para comenzar su lectura.

La segunda chuche no es un libro sino una colección de ellos, me refiero a la serie que tiene como protagonista a la niña Jill Crewe. Escritos por Ruby Ferguson entre 1949 y 1962, no tuvieron una gran difusión en España, habiendo sido editados únicamente por Toray a principios de los años 70 (por contraste, la serie nunca ha dejado de publicarse en Inglaterra y EEUU). Eso significa que los libros solo están accesibles a través de bibliotecas o librerías de viejo. Una pena porque los relatos son atractivos, entretenidos, edificantes… y hasta educativos; al respecto puedo deciros que lo que mis hijas han aprendido sobre los caballos y sus cuidados leyendo estos libros es mucho más de lo que podría haber imaginado.

Jill y uno de sus potros. Ilustración de Clifford Caney (1904-¿?).


La serie Jill esta compuesta de nueve novelas que relatan la vida y aventuras de una joven amazona, Jill Crewe, y sus dos potros, Black Boy y Rapide. La acción se desarrolla en una pequeña localidad de la campiña inglesa y transcurre entre los 11 y los 15 años de la protagonista. En España solo se llegaron a editar los seis primeros títulos. La serie engancha –mis hijas se tragaron un libro tras otro en un tiempo récord–, sobre todo debido a la independencia y fortaleza de ánimo de Jill y a su irreprimible sentido del humor; la chica es todo un carácter, activa, simpática e ingeniosa, a lo que añade el gran empeño y esfuerzo que pone en todo lo que hace. Otro tanto se puede decir de los personajes secundarios, que están muy bien perfilados (su gran amiga Ann; su madre y Susan Pyke, la antipática archienemiga de nuestra heroína).

En suma, un entretenimiento seguro, y no solo para las niñas a las que les gusten los caballos. Los nueve años pueden ser una edad adecuada para iniciar su lectura.

2 comentarios:

  1. Incluiría "El caballo y su niño" que integra la historia de Narnia. Muy buena idea el blog. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, pero pensaba comentarlo dentro de una entrada que dedicaré a Lewis y mundo de Narnia.

    Muchas gracias por seguir el blog.

    ResponderEliminar