sábado, 21 de enero de 2017

EL GRAN GUILLERMO BROWN

Guillermo y su inseparable Jumble. Ilustraciones de Thomas Henry (1879-1962)






Papa, ¿de verdad de pequeño querías ser como Guillermo?

A mis hijas les entusiasman los relatos de mis historias de infancia. Cuando me decido a contarlas noto sus ojos chispeantes y sus bocas entreabiertas, ávidas de detalles y preguntas. ¿Cómo? ¿Por qué? ¡No puede ser!... ¿y qué hiciste? suelen ser las expresiones que acompañan a sus caritas atentas, interrumpidas por exclamaciones y carcajadas. Y algo que les gusta especialmente es saber que en algunas de esas historias su padre era como Guillermo; se sentía Guillermo.

Porque ellas conocen a Guillermo Brown, cómo no. Este conocimiento es ya, sin duda, una tradición familiar que yo recibí de mi padre y que a su vez he trasmitido a mis hijas. Y ellas se alegran mucho. Porque les gusta, les gusta Guillermo… aunque yo sé para mis adentros que no tanto como si hubieran sido chicos.

Guillermo "importunando" a sus padres, a su hermano Roberto y a su hermana Ethel. Ilustraciones de Thomas Henry (1879-1962)





Pero lo que más, lo que más les gusta a mis hijas es que su padre les lea y dramatice, en voz alta, las gloriosas aventuras de Guillermo, lectura impepinablemente interrumpida por sus y mis carcajadas. Como mi padre hacía conmigo y con mis hermanos en las mañanas dominicales, todos apelotonados sobre la cama matrimonial, que a pesar de su tamaño apenas podía alojarnos (somos siete hermanos); la misma atención, las mismas carcajadas. ¡Recórcholis, qué recuerdos!

Algunas portadas de Guillermo ilustradas por Thomas Henry (1879-1962)






Guillermo, Guillermo Brown. Sus heroicas andanzas han sido traducidas a muchísimas lenguas y llevadas al cine y a la televisión. Son historias divertidísimas, con un estilo deliciosamente anárquico, en las que Guillermo y su pandilla, Los Proscritos, (compuesta por Pelirrojo, Enrique y Douglas), ponen continuamente a prueba los límites de la civilización con resultados desternillantes y caóticos, pero eso sí, siempre cargados de buena voluntad. Porque ha de saberse que Guillermo no es un chico malo, simplemente es dado a tropezar más de la cuenta. Los obstáculos (que no los enemigos) están representados por sus padres y hermanos mayores (la bella Ethel y el presuntuoso Roberto), y el mundo adulto en general. El humor surge en la disparidad de opinión entre ambas facciones, todo a causa del contraste entre la lógica aplastante e inocente de Guillermo y la de los adultos que se cruzan en su camino. 

Algunas de la cubiertas de la edición británica ilustradas por Thomas Henry





Probablemente a estas alturas ya se habrá notado que Guillermo tiene para mí un significado especial. No basta con decir que me he leído sus 38 volúmenes, sus más de cuatrocientas historias… y muchas de ellas varias veces. No, aunque ciertamente es un hecho muy revelador; se trata de algo más íntimo, más profundo. Guillermo no solo fue para mí un divertimento, una distracción, una evasión, un modelo, un referente. No; es que yo fui Guillermo en mi imaginación y lo fui durante mucho tiempo. O al menos así me pareció. Aún hoy sigue pareciéndomelo.

Por lo tanto sobra decir que recomiendo su lectura especialmente en alta voz, faltaría más, lectura muy recomendable para toda la familia, pues Guillermo encanta a unos y otros. Lo sé por experiencia y apuesto a que les gustaría leerlo. Pues, como diría Guillermo, sólo hago constar un hecho.


10 comentarios:

  1. De LO MÁS SENSACIONAL que he leído en mi infancia (y no tan infancia). ¡Ah, si fuera lectura obligatoria! ¡Qué bien haría a todo el mundo! Y al mundo. La frase "¡Qué te crees tú eso!" quedó para siempre en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Josefina, tiene usted razón. Para mí volver a leerlo es sentirme deliciosamente transportado a mi infancia.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Estimado Miguel, muchas gracias.
    ¿Sabe ud. de ediciones castellanas recientes; y si pueden conseguirse en Argentina?

    Gracias por el blog y un saludo cordial,

    J.A.F.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Pues verá José, en España las últimas ediciones son de RBA Molino y según la página del ISBN español se trata de títulos disponibles y no agotados, aunque yo creo que solo pueden conseguirse en librerías como libros de segunda mano.
      Lo último que se ha editado por Molino y que puede encontrase aun en librerías como nuevo es, en su colección “inolvidables”, un tomo de casi 700 páginas titulado “las aventuras de Guillermo” que recoge muchas de sus historias (ISBN-10: 8427208227. ISBN-13: 978-8427208223).

      En Iberoamérica la Editorial chilena Andrés Bello ha editado algunos títulos (en esta dirección de la página ISBN de Chile pueden encontrase la lista con sus referencias: http://www.isbnchile.cl/site_isbn/buscador.php? mode=buscar&code=&tit_nombre=&col_nombre=Crompton%2C+Richmal&tit_IDmateria=&t_idiomas=&tit_date_apar=&D_sigP=%3D).

      ¿Si pueden encontrase en Argentina? Pues no lo sé; desde luego si pueden encontrase en las librerías de internet desde Amazon hasta Abebooks, pasando por páginas como Iberlibro, Uniliber o Todocolección o la conocida de ustedes Mercadolibre. Lo que tampoco sé es cual puede ser el coste.

      Espero haberle servido de ayuda.

      Eliminar
    2. Acá encontré varios, como puede ver: http://listado.mercadolibre.com.ar/libros-revistas-comics/guillermo-el-organizador-richmal-crompton
      Saludos.

      Eliminar
    3. Gracias. Efectivamente Mercadolibre es una buena página para la búsqueda de libros agotados.

      Eliminar
  3. Claro que ha sido de mucha ayuda, Miguel!
    Me pondré en campaña. Un abrazo.

    J.A.F.

    ResponderEliminar
  4. Conoce Miguel los libros de "El club de los 5"? se están reeditando y parecen de la línea de estos de Guille. ¿Qué opinión tiene? ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que refiere usted a los creados por Enid Blyton. Ya hemos hecho referencia a Blyton –con ocasión de los libros sobre colegios de chicas-, y aunque la calidad literaria de sus libros no es muy alta (se trataría de una autora de “chuches”), no dejan de ser historias amables, tremendamente entretenidas para los niños. No cabe duda de que Blyton sabía lo que hacía. Ahora bien, en mi modesta opinión, Guillermo, en su parcela, no tiene rival. Quizás haya ocasión de hablar de este tipo de libros más adelante.

      Un saludo.

      Eliminar