viernes, 3 de enero de 2020

TIEMPO DE NAVIDAD, INFANCIA Y POESÍA

La adoración de los Reyes Magos. Tapiz de Edward Burne-Jones (1833-1898).



«Como perfecto maestro de niños, se hizo niño entre los niños para enseñar a los simples la prudencia».

San Cirilo de Jerusalén


Aunque la encarnación (y la redención que trajo consigo) es el mensaje central, glorioso y sublime de la Navidad, en los detalles de su plasmación y expresión humana, es decir, en su lenguaje ––palabras, gestos o imágenes––, y en los recuerdos y memorias que evoca, la Navidad es también una celebración de la infancia. Cierto es que donde debemos centrarnos es en el increíble hecho de que Dios mismo se hizo hombre («Y el Verbo se hizo carne, y puso su morada entre nosotros —y nosotros vimos su gloria, gloria como del Unigénito del Padre— lleno de gracia y de verdad»Juan 1,14), pero no podemos olvidar que Él también fue niño como todos nosotros («hallaréis un niño envuelto en pañales, y acostado en un pesebre»Lucas, 2, 12). El padre Pío decía: «la Navidad posee una ternura, una dulzura infantil, que me atrapa todo el corazón».

Esto me lleva a detenerme unos momentos y pensar que esta época del año es un buen momento para hacer una suerte de examen de conciencia. De esta forma, ante el mundo sombrío que nos ha tocado en suerte vivir, deberíamos reflexionar sobre esa infancia que nos rodea y nuestra actitud hacia ella. Y si somos sinceros, constataremos con angustia que la infancia está amenazada. Es urgente redoblar esfuerzos para encontrar la mejor manera de proteger la infancia de nuestros hijos. Y no solo para defenderla de un mundo intrusivo y alienante, que por supuesto, sino también para protegerla de nuestras propias inclinaciones a la sobreprotección y a empujar a los niños a convertirse en adultos demasiado pronto. 
«La marea oscurecida por la sangre está desatada, 
Y en todas partes la ceremonia de la inocencia es ahogada
Los mejores carecen de toda convicción, mientras los peores
Están llenos de apasionada intensidad».  
W. B. Yeats
Este tiempo de esperanza nos da la oportunidad de ver, una vez más, en qué mundo hermoso y extraordinario vivimos cuando es percibido a través de los ojos de los más pequeños. Al volver a ser niños, en nuestros recuerdos podemos sentir de nuevo esa inocencia y ese asombro, antiguo y tierno, familiar y cálido, y de esta manera saborear la importancia capital y la incalculable riqueza de ese estado de inocencia original. Rezo para que, sea cual sea nuestra edad, podamos verlo de esta manera, mejor siempre, pero particularmente en esta época del año, y para que, regocijándonos en esos atributos que hacen a los niños tan especiales, los protejamos y, a un tiempo, nos protejamos todos.
«Gloria a Dios por las cosas de color mezclado.
Por los cielos con manchas de ternero tordo;
Por los lunares de rosa que granean sobre las truchas a nado;
Los raudales de castañas como brasas frescas;
Las alas del pinzón;
El paisaje partido y parcelado — aprisco, barbecho y labranza;
Y todos los oficios, sus aperos y avíos y atavíos.
Todas las cosas contrarias, originales, escasas, extrañas;
Cuanto es veleidoso, veteado (¿quién sabe cómo?)
De rápido, lento; dulce, amargo; vívido, opaco;
Engendra Aquel cuya belleza no conoce mudanza:
Alabadlo».  
Gerald Manley Hopkins
Adoración de Cristo niño. Óleo de Carl von Marr (1858-1936).
Una manera de volver a ese estado de inocencia primera, y de hacerlo en compañía de los niños, es, aprovechando estos días, recitar y cantar en familia villancicos y poemas navideños (Poemas para Epifanía y Reyes), así como leer en voz alta cuentos o relatos propios de este tiempo (Seis pequeños cuentos para Navidad y Epifanía). En casa es una hermosa y entrañable tradición y no puedo de dejar de compartir con ustedes la pequeña selección de cuentos, poesías y villancicos que todos los años recolecto para distribuir entre los míos. Espero que les sea de provecho.

¡Les deseo una muy feliz Epifanía!

1 comentario:

  1. Hola Miguel:
    Te escribo desde Chile. Recién estoy descubriendo este blog y quedé maravillado. ¡Muchas gracias por este verdadero oasis!

    Te escribo porque hace 6 meses tuve mi primer hijo (Juan Bautista) y con mi mujer estamos preocupados e interesados en otorgarle una buena formación espiritual y moral. Sabemos que los libros en esto son fundamentales.

    Comentarte que me llamó la atención que en tu primer post citaras a John Senior. Su libro "La Restauración de la Cultura Cristiana" es mi libro de cabecera.

    Como no he podido revisar todos tus post, quisiera preguntarte por libros que recomiendas para la temprana edad. He notado que muchos de los libros que comentas, los recomiendas a partir de los 6 años en adelante. ¿Conoces libros que sean apropiados para niños de 1 ó 2 años?

    ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar